Skip to main content

Reading Strategies


11 Ways Parents Can Help Their Children Read

1. Teaching reading will only help.

Sometimes, parents are told early teaching is harmful, but it isn’t true. You simply can’t introduce literacy too early. I started reading to my own children on the days they were each born! The “dangers of early teaching” has been a topic of study for more than 100 years, and no one has ever found any convincing evidence of harm. Moreover, there are hundreds of studies showing the benefits of reading to your children when they are young.

2. Teaching literacy isn’t different than teaching other skills.

You don’t need a Ph.D. to raise a happy, healthy, smart child. Parents have been doing it for thousands of years. Mothers and fathers successfully teach their kids to eat with a spoon, use a potty, keep their fingers out of their noses, and say “please.” These things can be taught pleasantly, or they can be made into a painful chore. Being unpleasant (e.g. yelling, punishing, pressuring) doesn’t work, and it can be frustrating for everyone. This notion applies to teaching literacy, too. If you show your 18-month-old a book and she shows no interest, then put it away and come back to it later. If your child tries to write her name and ends up with a backwards “D,” no problem. No pressure. No hassle. You should enjoy the journey, and so should your child.

3. Talk to your kids (a lot).

Last year, I spent lots of time with our brand new granddaughter, Emily. I drowned her in language. Although “just a baby,” I talked — and sang — to her about everything. I talked about her eyes, nose, ears, mouth, and fingers. I told her all about her family — her mom, dad, and older brother. I talked to her about whatever she did (yawning, sleeping, eating, burping). I talked to her so much that her parents thought I was nuts; she couldn’t possibly understand me yet. But reading is a language activity, and if you want to learn language, you’d better hear it, and eventually, speak it. Too many moms and dads feel a bit dopey talking to a baby or young child, but studies have shown that exposing your child to a variety of words helps in her development of literacy skills.

4. Read to your kids.

I know everyone says this, but it really is a good idea — at least with preschoolers. One of my colleagues refers to this advice as the “chicken soup” of reading education. We prescribe it for everything. (Does it help? It couldn’t hurt.) If a parent or caregiver can’t read or can’t read English, there are alternatives, such as using audio books; but for those who can, reading a book or story to a child is a great, easy way to advance literacy skills. Research shows benefits for kids as young as 9-months-old, and it could be effective even earlier than that. Reading to kids exposes them to richer vocabulary than they usually hear from the adults who speak to them, and can have positive impacts on their language, intelligence, and later literacy achievement. What should you read to them? There are so many wonderful children’s books. Visit your local library, and you can get an armful of adventure. You can find recommendations from kids at the Children’s Book Council website or at the International Literacy Association Children's Choices site, as well as free books online at other websites like Search Lit or Unite for Literacy.

5. Have them tell you a “story.”

One great way to introduce kids to literacy is to take their dictation. Have them recount an experience or make up a story. We’re not talking “Moby Dick” here. A typical first story may be something like, “I like fish. I like my sister. I like grandpa.” Write it as it is being told, and then read it aloud. Point at the words when you read them, or point at them when your child is trying to read the story. Over time, with lots of rereading, don’t be surprised if your child starts to recognize words such as “I” or “like.” (As children learn some of the words, you can write them on cards and keep them in a “word bank” for your child, using them to review later.)

6. Teach phonemic awareness.

Young children don’t hear the sounds within words. Thus, they hear “dog,” but not the “duh”-“aw”- “guh.” To become readers, they have to learn to hear these sounds (or phonemes). Play language games with your child. For instance, say a word, perhaps her name, and then change it by one phoneme: Jen-Pen, Jen-Hen, Jen-Men. Or, just break a word apart: chair… ch-ch-ch-air. Follow this link to learn more about language development milestones in children.

7. Teach phonics (letter names and their sounds).

You can’t sound out words or write them without knowing the letter sounds. Most kindergartens teach the letters, and parents can teach them, too. I just checked a toy store website and found 282 products based on letter names and another 88 on letter sounds, including ABC books, charts, cards, blocks, magnet letters, floor mats, puzzles, lampshades, bed sheets, and programs for tablets and computers. You don’t need all of that (a pencil and paper are sufficient), but there is lots of support out there for parents to help kids learn these skills. Keep the lessons brief and fun, no more than 5–10 minutes for young’uns. Understanding the different developmental stages of reading and writing skills will help to guide your lessons and expectations.

8. Listen to your child read.

When your child starts bringing books home from school, have her read to you. If it doesn’t sound good (mistakes, choppy reading), have her read it again. Or read it to her, and then have her try to read it herself. Studies show that this kind of repeated oral reading makes students better readers, even when it is done at home.

9. Promote writing.

Literacy involves reading and writing. Having books and magazines available for your child is a good idea, but it’s also helpful to have pencils, crayons, markers, and paper. Encourage your child to write. One way to do this is to write notes or short letters to her. It won’t be long before she is trying to write back to you.

10. Ask questions.

When your child reads, get her to retell the story or information. If it’s a story, ask who it was about and what happened. If it’s an informational text, have your child explain what it was about and how it worked, or what its parts were. Reading involves not just sounding out words, but thinking about and remembering ideas and events. Improving reading comprehension skills early will prepare her for subsequent success in more difficult texts.

11. Make reading a regular activity in your home.

Make reading a part of your daily life, and kids will learn to love it. When I was nine years old, my mom made me stay in for a half-hour after lunch to read. She took me to the library to get books to kick off this new part of my life. It made me a lifelong reader. Set aside some time when everyone turns off the TV and the web and does nothing but read. Make it fun, too. When my children finished reading a book that had been made into a film, we’d make popcorn and watch the movie together. The point is to make reading a regular enjoyable part of your family routine.

 

Happy reading!

                                     

11 maneras en que los padres pueden ayudar a sus hijas/os a leer     

1. La enseñanza de la lectura solo ayudará.

A veces, a los padres se les dice que la enseñanza temprana es dañina, pero no es verdad. Simplemente no puedes introducir la alfabetización demasiado pronto. Empecé a leer a mis propios hijos en los días en que nacieron. Los "peligros de la enseñanza temprana" han sido un tema de estudio durante más de 100 años, y nadie ha encontrado alguna evidencia convincente de daño. Además, hay cientos de estudios que muestran los beneficios de leer a sus hijos cuando son jóvenes.

 

2. Enseñar la alfabetización no es diferente a enseñar otras habilidades.

No necesitas un doctorado para criar a un niño feliz, sano e inteligente. Los padres lo han estado haciendo por miles de años. Las madres y los padres enseñan con éxito a sus hijos a comer con una cuchara, usar el baño, mantener los dedos fuera de sus narices y decir "por favor". Estas cosas pueden enseñarse agradablemente o pueden convertirse en una tarea dolorosa. Ser desagradable (por ejemplo, gritar, castigar, presionar) no funciona, y puede ser frustrante para todos. Esta noción también se aplica a la alfabetización. Si le muestra un libro a su hijo de 18 meses de edad y no muestra ningún interés, guárdelo y regrese más tarde. Si su hijo intenta escribir su nombre y termina con una "D" hacia atrás, no hay problema. Sin presión. Sin molestia. Debe disfrutar el viaje, y también debe hacerlo su hijo.

 

3. Hable con sus hijos (mucho).

El año pasado, pasé mucho tiempo con nuestra nueva nieta, Emily. La ahogué en lenguaje. Aunque "solo era un bebé", hablé y le canté sobre todo. Hablé de sus ojos, nariz, orejas, boca y dedos. Le conté todo acerca de su familia: su madre, su padre y su hermano mayor. Hablé con ella sobre lo que ella hizo (bostezar, dormir, comer, eructar). Hablé tanto con ella que sus padres pensaron que estaba loca; ella no podría entenderme todavía. Pero leer es una actividad lingüística, y si quieres aprender un idioma, será mejor que lo escuches y, finalmente, hable. Demasiadas mamás y papás se sienten un poco tontos hablando con un bebé o un niño pequeño, pero los estudios han demostrado que exponer a su hijo a una variedad de palabras ayuda a desarrollar habilidades de alfabetización.

 

4. Léale a sus hijos.

Sé que todos dicen esto, pero realmente es una buena idea, al menos con niños en edad preescolar. Uno de mis colegas se refiere a este consejo como la "sopa de pollo" de la educación lectora. Lo prescribimos para todo. (¿Ayuda? No podría doler). Si un padre o cuidador no puede leer o no puede leer en inglés, existen alternativas, como el uso de audiolibros; pero para aquellos que pueden hacerlo, leer un libro o una historia a un niño es una forma excelente y fácil de avanzar en las habilidades de alfabetización. La investigación muestra beneficios para niños de hasta 9 meses de edad, y podría ser efectivo incluso antes de eso. Leerles a los niños los expone a un vocabulario más rico de lo que generalmente escuchan los adultos que les hablan, y puede tener un impacto positivo en su lenguaje, inteligencia y, posteriormente, en el logro de la lectoescritura. ¿Qué deberías leer? Hay tantos maravillosos libros para niños. Visite su biblioteca local, y puede obtener un montón de aventuras. Puede encontrar recomendaciones de niños en el sitio web del Consejo del Libro de Niños (Children's Book Council) o en el sitio Asociación Internacional de Alfabetización de Opciones de Niños (International Literacy Association Children's Choices), así como libros gratuitos en línea en otros sitios web.

 

5. Haz que te cuenten una "historia".

Una buena manera de introducir a los niños a la alfabetización es tomar su dictado. Haga que cuenten una experiencia o inventen una historia. No estamos hablando de "Moby Dick" aquí. Una primera historia típica puede ser algo así como, "Me gusta el pescado. Me gusta mi hermana. Me gusta el abuelo ". Escríbalo como se lo dicen y luego léalo en voz alta. Señale las palabras cuando las lee, o apúntelas cuando su hijo/a esté tratando de leer la historia. Con el tiempo, con mucha relectura, no se sorprenda si su hijo/a comienza a reconocer palabras como "I" o "me gusta" (mientras los niños aprenden algunas de las palabras, puede escribirlas en tarjetas y guardarlas en un "Banco de palabras" para su hijo/a, usándolos para revisarlos más tarde).

 

6. Enseñe conciencia fonémica.

Los niños pequeños no escuchan los sonidos dentro de las palabras. Por lo tanto, escuchan "perro", pero no "pe" - "rro". Para convertirse en lectores, tienen que aprender a escuchar estos sonidos (o fonemas). Juegue juegos de lenguaje con su hijo. Por ejemplo, diga una palabra, tal vez su nombre, y luego cámbiela por un fonema: Jen-Pen, Jen-Hen, Jen-Men. O bien, solo separe una palabra: silla ... si-si-si-lla. Siga este enlace para aprender más sobre los hitos del desarrollo del lenguaje en los niños.

 

7. Enseñe fonética (nombres de letras y sus sonidos).

No puede pronunciar palabras o escribirlas sin conocer los sonidos de las letras. La mayoría de las guarderías enseñan las letras, y los padres también pueden enseñarlas. Acabo de consultar el sitio web de una tienda de juguetes y encontré 282 productos basados en nombres de letras y otros 88 en sonidos de letras, incluidos libros de abecedario, cuadros, tarjetas, bloques, letras magnéticas, tapetes, rompecabezas, y programas para tabletas y ordenadores. No necesita todo eso (un lápiz y papel son suficientes), pero hay mucho apoyo para que los padres ayuden a los niños a aprender estas habilidades. Mantenga las lecciones breves y divertidas, no más de 5-10 minutos para jóvenes. Comprender las diferentes etapas de desarrollo de las habilidades de lectura y escritura lo ayudará a guiar sus lecciones y expectativas.

 

8. Escuche a su hijo/a leer.

Cuando su hijo/a empiece a traer libros a casa de la escuela, pídale que le lea. Si no suena bien (errores, lectura entrecortada), que vuelva a leerlo. O léalo para el/ella, y luego haga que intente leerlo el/ella misma. Los estudios demuestran que este tipo de lectura oral repetida hace que los estudiantes sean mejores lectores, incluso cuando se hace en casa.

 

9. Promueva la escritura.

La alfabetización implica leer y escribir. Tener libros y revistas disponibles para su hija/o es una buena idea, pero también es útil tener lápices, crayones, marcadores y papel. Anime a su hija/o a escribir. Una forma de hacerlo es escribirle notas o cartas cortas. No pasará mucho tiempo antes de que el/ella intente responderle.

 

10. Hágales preguntas.

Cuando su hijo/a lea, pídale que vuelva a contar la historia o la información. Si es una historia, pregúntale de quién se trata y qué sucedió. Si se trata de un texto informativo, haga que su hijo/a explique de qué se trató y cómo funcionó, o cuáles fueron sus partes. Leer implica no solo la pronunciación de palabras, sino también pensar y recordar ideas y eventos. Mejorar las habilidades de comprensión de lectura temprano la/lo preparará para el éxito posterior en textos más difíciles.

 

11. Haga de la lectura una actividad regular en su hogar.

Haga de la lectura una parte de su vida diaria y los niños aprenderán a amarla. Cuando tenía nueve años, mi madre me hizo quedar media hora después del almuerzo para leer. Ella me llevó a la biblioteca para obtener libros para comenzar esta nueva parte de mi vida. Me hizo un lector de por vida. Dedique algo de tiempo cuando todos apaguen el televisor y las redes sociales y no hagan más que leer. Hágalo divertido, también. Cuando mis hijos terminaron de leer un libro que se había convertido en una película, hacíamos palomitas de maíz y veíamos la película juntos. El objetivo es hacer de la lectura una parte agradable de la rutina familiar.

 

¡Feliz lectura!